Héctor Solís

 

Héctor Solís en sus 20 años de trayetoria como chef ha logrado importantes premios incluyendo numerosos 50 Best San Pelegrino y Summun, aunque actualmente ha renunciado a cualquier tipo de galardón o premio porque piensa que su trabajo no requiere de auspicios ni rankings.

Su trayectoria como chef es de toda la vida, desde niño en la cocina con sus padres hasta el día de hoy. Él mismo se denomina “cocinero peruano de producto”, y esta es la razón por la cual nunca había salido de su territorio. Se toma un enorme trabajo en buscar a cada proveedor, porque exige que cumpla no solamente con la norma, si no con los requerimientos del restorán y de él mismo.

En esta línea, un gran atributo de La Picantería es la vitrina de exhibición de pesca del día. Ésta se provee principalmente de pescadores artesanales de la costa chilena, seleccionados según la calidad de sus productos y su respeto por el medio ambiente. Se trata de producciones sustentables y responsables, que se miden de acuerdo a la talla mínima de pesca, la temporada en que se extrae, y las herramientas que se usan para la captura, siendo una simple caña la única aceptable.

De todas formas, en La Picantería no podía faltar el buen pescado peruano. El mero murike, una variedad que se da al norte de ese país, es enviado exclusivamente a La Picantería, siendo el único restorán de Chile que puede ofrecer esta rareza culinaria. Héctor Solís no duda en decir que este es el mejor pescado del mundo.